CÓMO NEWTON DESCUBRIÓ LA GRAVEDAD

hanibal

Aníbal Pérez

(Con un poco de humor)

La gravedad no se descubrió por sí sola. La manzana hizo todo el trabajo. Newton hizo la parte más fácil, observar (y, tal vez, comerse la manzana al final). Nunca le dan el crédito a la pobre manzana que tuvo que desprenderse de su madre, lanzarse al mundo para luego darse cuenta de la “gravedad” de su situación; ah, de ahí fue que surgió el nombre de “Gravedad” … Mientras la manzanita en cuestión iba cayendo, su vida le pasaba, como una película, por los ojos. Lo que más quería era la suerte de caer sobre tierra suave y segura, donde no asecharan los peligros que la misma naturaleza había impuesto como destino final de una buena y deliciosa fruta, ser digerida por los depredadores…

El árbol de manzana era suficientemente alto, así que la manzana pudo pensar mucho tiempo, sobre todo considerando que para una manzana un segundo son años… De su parte, Newton estaba sentado debajo del árbol, esperando que alguna idea le cayera, literalmente, del cielo. Había sido un año duro para él, la peste bubónica estaba en toda Inglaterra y su cabeza daba vueltas de tanto pensar en las teorías del movimiento de los planetas y ser Presidente de la Real Sociedad significaba que debía publicar algo importante en el mundo científico cada cierto tiempo, y tenía mucho que no lo hacía.  De repente sucedería algo que cambiaría significativamente el mundo científico.

La manzana cayó y golpeó fuertemente la cabeza de Isaac, pero gracias a la peluca que se usaba en ese tiempo, la manzana se salvó, no sufrió daño alguno; fue lo mejor que le pudo pasar. Fue un golpe de suerte. Pero Isaac, estaba furioso porque le había caído esta manzana en la cabeza, dijo: “¡Dios, ¿por qué esta manzana en vez de caer no sube? ¡Porque todo lo que sube baja! ¿Por qué todo lo malo cae sobre mí?

La manzana, que sí sabía lo que le pasaba, le dijo en voz baja:

  • “Lo que te pasa es grave y lo que tienes es GRAVEDAD…”. Y la manzanita se lo explicó bien simple para que el estresado y molesto Isaac lo pudiera entender.
  • “Si te juntas con gente malas, atraerás las cosas malas y te pasará a ti; si piensas cosas malas te sucederán” (después esto se generalizó como la primera Ley de Murphy). Y así sucesivamente le fue explicando de forma muy filosóficamente, hasta que Newton lo aplicó al campo de los cuerpos y la Física, que era su fuerte (no la filosofía)
  • “¡Eureka!”, dijo Newton. “¡Claro, todo este tiempo!, soy un genio… La gravedad, por eso caen los cuerpos, por eso se atraen, eso lo explica todo”.

Y De este modo se descubrió la gravedad, se replantearon nuevas teorías sobre los planetas; Isaac pudo coger unas merecidas vacaciones a Hawái, donde tuvo tiempo para hacer más descubrimientos, relajarse y disfrutar del sol y allí pasó sus días. Como él mismo lo describe:

“No sé cómo puedo ser visto por el mundo, pero en mi opinión, me he comportado como un niño que juega al borde del mar, y que se divierte buscando de vez en cuando la piedra más pulida y una concha más bonita de lo normal, mientras que el gran océano de la verdad se exponía ante mí completamente desconocido.” Isaac Newton.

Eso debió ser en Hawái…  Ah, y la manzana disfrutó de la fama que hoy perdura aún en todos los libros de historia, y aunque no se le da el mérito ni el reconocimiento por el descubrimiento, es el símbolo que lo representa y desde entonces las manzanas de todo el mundo pasaron de ser la fruta prohibida, a ser las grandes revolucionadoras del pensamiento científico.

 Y ahora me pregunto, “¿por qué Apple cogió una manzana como símbolo?