Diplomado en la Enseñanza de la Matemática para Docentes del Segundo Ciclo del Nivel Primario

Sustentado en enfoques pedagógicos contemporáneos e innovadores, desde el paradigma epistemológico cognitivo, que promueve la reflexión, la flexibilidad, la apertura, la transdisciplinariedad y la acción multimetodológica.

El docente participante obtendrá conocimiento de contenidos relevantes del Segundo Ciclo del nivel Primario, los conceptos y las relaciones entre dichos conceptos, así como tener una perspectiva del significado de aprender matemática. Los egresados de este programa conocerán los tipos de contenidos curriculares de las ciencias exactas, estrategias múltiples para orientar la construcción de conocimientos matemáticos y la organización de un ambiente escolar que propicie aprendizajes de calidad. Serán capaces de realizar acciones de aplicación de lo aprendido donde se desarrollen estrategias de aprendizaje innovadoras, pertinentes y coherentes con lo desarrollado en el diplomado.

 

Perfil del egresado

“El docente egresado  de este segundo ciclo  debe tener las competencias  humanas profesionales que le definen como un promotor del desarrollo humano y de acuerdo a lo que plantea  la propuesta curricular  vigente  debe impulsar, junto con sus estudiantes, nuevas  prácticas  pedagógicas que redimensionen  su rol como actor  y propiciador (a) de aprendizajes  significativos”  (Innova 2000, 5, pág. 42) y que orienten la construcción del conocimiento siguiendo los principios constructivistas de Piaget y de Vygotsky. Fundamentado en este concepto el perfil del docente egresado de este Diplomado lo planteamos en tres dimensiones:

  1. a) En su dimensión personal y antropológica
  • Reconoce la construcción permanente de su personalidad, en el marco de las limitaciones y posibilidades que le ofrece el entorno socio – cultural, el conocimiento de su realidad, a través del conocimiento matemático.
  • Propicia la práctica de acciones y actitudes críticas mediante la reflexión responsable de los hechos y la búsqueda de las respuestas adecuadas a las preguntas de por qué y para qué de los hechos y acontecimientos.
  • Propicia procesos del quehacer matemático que favorezcan la identidad, y concibe el trabajo como un proceso de humanización y enculturación, de realización personal y social.

  1. b) En su dimensión pedagógica:
  • Facilita la construcción del conocimiento matemático, mediante procesos de aprendizajes significativos, relevantes y pertinentes.
  • Aplica estrategias basadas en el currículo, en los principios de globalización, atendiendo las necesidades generales e individuales de los alumnos y socializándola de manera adecuada.
  • Plantea situaciones matemáticas que generan en los alumnos (as) cuestionamientos, preguntas, interrogantes y búsqueda de alternativas de solución a los problemas.
  • Toma en cuenta los conocimientos previos de los y las estudiantes y facilita la articulación de éstos con el saber acumulado. Integra la teoría con la práctica, aplicando los nuevos conocimientos a situaciones de la vida cotidiana.
  • Promueve en los demás el trabajo en equipo, como instrumento de creación colectiva de conocimiento y un mayor acercamiento a la verdad.
  • Utiliza la realidad del entorno natural y social como primer recurso didáctico y crea materiales pertinentes a la realización de procesos, nuevas experiencias de la realidad, reelaboración de significados y nuevas conceptualizaciones en los y las estudiantes.
  • Trabaja los contenidos como hechos, conceptos, procedimientos, valores y actitudes, de forma organizada y sistemática, propiciando una visión integrada del conocimiento.
  • Utiliza múltiples estrategias que ofrecen el instrumental tecnológico para el trabajo intelectual.
  • Propicia metodologías de preguntas, de exposición, de solución de problemas naturales y sociales, como fuente que proporciona datos e informaciones, con los cuales los y las estudiantes reinterpretan permanentemente la realidad.
  • Utiliza y propicia diferentes procedimientos de clasificación de la información para recordarla y mejorarla.
  • Reflexiona personal y colectivamente la práctica pedagógica y reelabora permanente el estilo de ser maestro o maestra, incorporando a su práctica pedagógica las innovaciones producidas con el campo de la matemática, las tecnologías, la psicopedagogía y las que demande la sociedad en un momento concreto de su desarrollo.
  • Identifica problemas matemáticos relacionados con los procesos educativos en el aula, en la escuela y en el entorno y diseña alternativas de solución.
  • Aplica los nuevos conocimientos a situaciones cotidianas, para transformar las condiciones de vida.
  • Detectar problemas de aprendizaje matemáticos que puedan tener los y las estudiantes y diseña las estrategias necesarias para la superación de los mismos.
  • Propicia la integración del trabajo intelectual y manual, imprimiéndole real sentido desde esta perspectiva a su práctica pedagógica.
  • Organiza los procesos de aprendizaje matemáticos que posibilitan la integración de todos(as) los(as) actuantes en la planificación, selección de estrategias, procedimientos, metodologías, teorías, recursos y crea las condiciones para que todo(as) participe en la construcción y evaluación de cada momento como el proceso en su conjunto.
  • Promueve la autoevaluación, coevaluación y hetero-evaluación de acuerdo a las orientaciones del nuevo currículo.
  • Reflexiona su propio trabajo como medio de renovación, actualización e innovación permanente de la práctica y la teoría.
  • c) Dimensión socio – cultural:
  • Entiende la escuela como espacio de socialización y creación de una cultura democrática, de construcción de un proyecto humanizador de mujeres y hombres, de sociedad y de país.
  • Propicia relaciones de corresponsabilidad personal y colectiva, de cooperación y participación.
  • Promueve la autogestión de procesos y la descentralización en el ejercicio de la autoridad y el poder, compartiendo en diferentes roles las responsabilidades del trabajo de aula.
  • Práctica el consenso, atendiendo las opiniones, valorándolas, analizándolas y decidiendo, tomando en cuenta el bien común del grupo y asumiendo responsabilidad en la ejecución y control de las decisiones
  • Promueve la participación de la comunidad local en la cual los padres, las madres y las organizaciones comunitarias se convierten en corresponsables de las actividades escolares, orientadas a mejorar la calidad de vida, la defensa de sus derechos y la práctica de sus deberes.
  • Actúa con iniciativas y libertad al tomar decisiones de manera individual o en los grupos que participa, sabe exponer sus ideas y acepta las ideas de los demás.
  • Valora las diferentes expresiones culturales, cognitivas y artísticas como medio para el desarrollo integral de los sujetos.
  • Promueve diversas expresiones artísticas y culturales integrándolas a sus prácticas matemáticas.
  • Si la maestra y el maestro asumen, como prácticas de vida, estas tres dimensiones, podrán influir de manera más eficaz en el aprendizaje matemático de manera específica y de manera general en los estudiantes, ya que el maestro y la maestra enseñan mucho en “acto”, es decir a través de su propio ser y hacer.