La guía con estrategias y objetivos refleja mejoría en lo pedagógico y curricular

Henry Rodríguez Caba, director del Hogar Escuela Santo Domingo Savio

“Si amo lo que enseño y amo a quien enseño, la educación será de calidad”

Para Henry Rodríguez Caba, su vocación por la enseñanza le viene de Dios. La describe como algo que se siente dentro, una especie de motor que le mueve hasta lograr que sus alumnos aprendan. “Yo siempre quiero hacerlo desde el corazón. Don Bosco decía: ‘Educar es amar’. Entonces, si amo lo que enseño y amo a quien enseño, la enseñanza siempre será de calidad”.

Hace tres años funge como director del Hogar Escuela Santo Domingo Savio, que pertenece al distrito educativo 15-03. Llegó a esta posición como la culminación de una trayectoria de formación y experiencia en la docencia y gestión educativa, que inició en primer lugar con una sólida formación humanista cristiana como seminarista.

Evalúa la Estrategia de Formación Continua Centrada en la Escuela “con un 10 de 10”, y lo que más aprecia es que ésta se implementa desde un acompañamiento y para él eso es fundamental. “Es algo que era una pobreza en el sistema educativo dominicano, eso de ser guiados desde una instancia superior, con estrategias, con objetivos específicos. Para nosotros ha sido muy significativo, especialmente para mí como director”.

Rodríguez considera que, desde las ideas, desde los contenidos, desde los materiales; y desde los círculos formativos, la estrategia es muy oportuna y significativa. Asegura que ha notado cambios en el centro educativo.

Cuenta que como director solía indagar sobre buenas prácticas de la enseñanza para implementarlas. Buscaba y tomaba lo que le parecía mejor de los modelos educativos de España, Chile, Noruega y Finlandia.

Por tal razón valora que la Estrategia de Formación Continua Centrad en la Escuela, que desarrolla el Centro de Estudios Educativos de INTEC, con apoyo del Instituto Nacional de Formación y Capacitación del Magisterio (INAFOCAM), ha diseñado partiendo de una oportuna evaluación e investigación sobre la educación dominicana.

Señala que en el Hogar Escuela Santo Domingo Savio la mejoría a partir de la implementación de esta estrategia se ha comenzado a notar en los tres ámbitos de acción: lo pedagógico curricular, lo institucional administrativo, y lo social comunitario.

“En el aspecto pedagógico curricular, nosotros evaluamos desde el auto diagnóstico y decimos qué estamos haciendo bien y cuáles cosas tenemos que mejorar. Luego recibimos un acompañamiento en ese camino para mejorar los procesos. Pasa igual en lo institucional administrativo”.

Comenta que también ha notado que tanto los estudiantes como los padres están más involucrados. También ve que hay profesores más centrados, que saben exigir lo que quieren. “Cuando estamos en capacitación, por ejemplo, si nosotros nos salimos un poquito del norte en algunos temas, ellos nos llevan nuevamente recordándonos lo que dice el currículo y las secuencias didácticas. Nosotros también los llevamos a ellos y les exigimos cosas desde la estrategia”.

Reforzamiento

Por su condición de ser un hogar escuela, a partir de la implementación de la Estrategia este centro educativo se ha destacado en el aspecto social comunitario, en el trabajo con los padres, madres y tutores y en el ámbito del reforzamiento de los estudiantes. Un esfuerzo que les ha valido convertirse en modelo y referente.

“Hemos creado espacios especiales, como por ejemplo el de reforzamiento, que viene también desde las necesidades que encontramos. Tenemos un aula dedicada exclusivamente a reforzar las necesidades de aprendizaje de los estudiantes porque somos una escuela hogar y recibimos niños con un déficit académico importante.

Rodríguez explica que el centro educativo de educación inicial y primaria cuenta con una matrícula de 580 estudiantes, de los cuales 80 residen en el hogar. Por esta situación los muchachos suelen llegar con un nivel académico muy deficiente, con 2 y 3 años por debajo del nivel académico correspondiente a su edad.

“Entonces es un reto que nos ha planteado el Plan de Mejora en la parte pedagógica curricular y también en lo social comunitario, el hecho de trabajar para nivelar esos muchachos según el Plan Nacional de Nivelación”.

Comenta que la estrategia está impactando a los estudiantes en primer lugar, ya que trabajan para que ellos alcancen los indicadores en el grado que corresponde. “Por eso, por ejemplo, aquí somos muy exigentes y tenemos la consigna de no faltar a la capacitación de los sábados. Yo como director nunca he faltado”.

Resalta la importancia de aprovechar las oportunidades formativas para que el centro crezca y en lo personal, está interesando e fortalecer su formación, con miras a posibles oportunidades de crecimiento en su carrera como educador.

“No todo el mundo tiene la oportunidad de recibir todas estas capacitaciones, algo que es muy carente en República Dominicana. Tú le preguntas a muchos directores qué es un proyecto curricular del centro y están en el aire. Pero los que hemos recibido esta capacitación sabemos decir qué es un proyecto curricular de centro y cómo se hace. Y entonces eso es significativo”.

Impacto

Rodríguez indica que esta Estrategia ha impactado en los muchachos; en el clima escolar. Se percibe que ha disminuido significativamente la agresividad, que ahora los niños y niñas quieren estar dentro del aula estudiando. Hay más armonía, más interés por aprender y participar.

“La estrategia nos ha formado para que busquemos que ellos sean los protagonistas, y para que podamos generar un ambiente escolar sano y participativo. Y los resultados son notorios, en especial con estos niños que llegan de la calle y residen en el hogar. Con ellos hemos aprendido a diseñar y poner en práctica un plan de inducción que nos ayuda a superar esos difíciles primeros meses”.

Rodríguez también da cuenta de que se ha producido un impacto positivo en el equipo humano que tiene a su cargo la formación de los estudiantes. Asegura que su estilo de trabajo es transparente, horizontal y de puertas abiertas. Pondera que en el ambiente del centro predomina la filosofía salesiana, donde todos son educadores, todos son iguales ante la misión final: educar.

“Los estudiantes, ahí tenemos que concentrarnos. Primero, en la salvación de ellos, y también la formación. Nuestro lema es ‘Formar buenos cristianos y honrados ciudadanos’. Y todos tenemos que perseguir ese objetivo, desde el portero hasta el director”.

Plan de mejora

Henry Rodríguez celebra que entre los cambios positivos que ha tenido la escuela a partir del Plan de mejora es que “sabemos lo que queremos. Antes lo sabíamos porque teníamos un Proyecto Educativo de Centro (PEC) y el Plan Operativo Anual (POA), desde la  congregación salesiana. Pero a veces perdíamos el horizonte con algunas cosas fundamentales”.

Por ejemplo, explica, lo relativo al ámbito social comunitario estaba muy descuidado. Sentían que la comunidad iba a la escuela, pero la escuela no iba a la comunidad. Y con el Plan de Mejora, ahora han tenido que ir a la comunidad a hacer vínculos con las empresas de la zona. Cuenta que cuando hicieron el cronograma había estudiantes, había padres, profesores, conserjes; personal administrativo, gente de la comunidad, de las juntas de vecinos, empresarios, qué pudieron decir qué ellos quieren de la escuela.

“La escuela no es de los salesianos, ni del equipo directivo. La escuela es de todos, de la comunidad especialmente. Esos son de los cambios que ha vivido de manera significativa la escuela, como resultado de la Estrategia de Formación Continua basada en la Escuela”.

Henry Rodríguez tiene el pie en el acelerador y visualiza hacia futuro una escuela integral. Una escuela con calidad.

“Nosotros somos una escuela que sueña. Que sueña en valores, que sueña con familias integradas completamente a nuestra institución. No dejamos de soñar y es lo que el Plan de mejora nos dice: ‘Sueñen para alcanzar las metas”.